Prensatelas para cremalleras (I)

Desde mi punto de vista es uno de los principales prensatelas que deberíais tener. Los hay para coser cremalleras vistas y para coser cremalleras invisibles. El de cremalleras vistas suele venir incluido con la mayoría de máquinas de coser y su diseño puede variar. El de cremalleras invisibles, habitualmente sólo viene con las máquinas de coser de gama media o alta.

La cremallera vista tiene los dientes o espiral visibles en la parte exterior, mientras que en la cremallera invisible quedan ocultos en la parte inferior.

El prensatelas para cremalleras vistas está pensado para coser muy cerca de los dientes de la cremallera y se puede utilizar para cualquier tipo de cremallera vista (metálica, de espiral de nylon, inyectada…).

Prensatelas para sobrehilar (II)

El zig-zag y la puntada que imita a la overlock son las puntadas que mejor te irán para sobrehilar.

En el caso del zig-zag, las máquinas de coser más básicas sólo ofrecen tres tamaños de zig-zag y no te van a permitir modificar el ancho y el largo. Sin embargo, las máquinas con más prestaciones y con los selectores de largo y ancho de puntada te posibilitarán ajustar a tu gusto esta puntada.

Es importante que antes de empezar a coser ajustes muy bien la tela a la guía o tope que tiene el prensatelas a la derecha y compruebes que la aguja no choca con ninguna de las partes metálicas. Verás que al coser la aguja irá de un lado a otro de la barrita metálica que tiene el prensatelas.

Prensatelas para sobrehilar

Prensatelas para sobrehilar (I)

El sobrehilado es un tipo de costura a mano que se utiliza para que los bordes de la tela no se deshilachen. En costura a máquina solemos utilizar el zig-zag para obtener el mismo resultado.

El prensatelas para sobrehilar, denominado overcast foot, facilita la costura al borde de la tela evitando que ésta se enrolle. El resultado es un acabado bastante profesional sin necesidad de tener una overlock, obteniendo un margen de costura pulcro y sin que se deshilache.

Puedes utilizarlo con varias puntadas, aunque la más habitual es la de zig-zag.

Su diseño puede variar en función de la marca, pero verás que todos te permiten coser muy al canto de forma fácil. La pieza que sobresale a la derecha hace de tope con la tela y la puntada siempre queda a la misma distancia.

El prensatelas de zig-zag

Este prensatelas es el que conocéis todas porque es el que viene con la máquina de coser.

Digamos que es multiusos porque lo podemos utilizar para la mayoría de costuras: las rectas, las de zig-zag, las decorativas… Además su ranura central nos permite mover la aguja a izquierda o derecha para poder coser más al borde y, siempre lo utilizaremos cuando vayamos a coser con una aguja doble.

Su diseño puede variar en función de la marca, como podéis ver en la foto.

El prensatelas de Singer, es probablemente el más habitual. El de Husqvarna me gusta mucho porque ese encaje que tiene en el interior de los extremos finales es muy útil para poder coser muy cerca del borde sin torcerse. El de Juki además tiene un botón en el lateral que me facilita coser costuras gruesas.

Tipos de prensatelas

Eres de las que utilizas siempre el mismo prensatelas? o ¿lo vas cambiando en función de la puntada que vayas a utilizar?

El prensatelas es esa pieza metálica que está en contacto con la tela y la sujeta mientras cosemos. Existen multitud de prensatelas y cada uno de ellos está diseñado para facilitarnos un tipo distinto de costura.

A mí me gusta tener variedad de prensatelas e ir probándolos. A veces les podemos encontrar otra utilidad distinta para la que han sido diseñados.

Durante las próximas semanas os voy a mostrar los prensatelas que más me gustan y os explicaré para qué los utilizo.

El ancho de la puntada

En mi anterior post os hablaba del largo de la puntada, de cómo podéis seleccionarlo y en que casos debemos modificarlo. Hoy os quiero hablar del selector del ancho de puntada.

Este selector es importante que lo conozcáis, aunque no todas las máquinas disponen de él. Os permite dos cosas: modificar a vuestro gusto el ancho de las puntadas que “van y vienen” como por ejemplo el zig-zag y además, desplazar la aguja de izquierda a derecha. Las puntadas que permiten modificar el ancho son principalmente, las elásticas y las decorativas.

En algunas máquinas mecánicas para modificar el ancho de la puntada, deberéis tener en cuenta que el símbolo ( · ) indica que la aguja está en el centro. Si giráis el selector hacia la izquierda (al número 5), desplazaréis la aguja a la izquierda y os permitirá hacer una puntada muy ancha. La obtendréis más estrecha a medida que os acerquéis al 1.

Las máquinas digitales os permitirán desplazar la aguja tanto a la izquierda como a la derecha y además, podréis seleccionar un ancho de puntada mayor que en el caso de las mecánicas.

El largo de la puntada

La máquina de coser nos permite regular el largo de la puntada. Con las máquinas mecánicas lo podemos hacer girando el selector de largo de puntada, mientras que con las digitales o deberemos pulsar los botones destinados a esta función o deberemos girar también el selector correspondiente.

Por lo general, el largo de puntada que se puede seleccionar va de 0 a 5, aunque hay algunas máquinas que nos permiten seleccionar hasta el número 7. Esta numeración hace referencia a la longitud de la puntada en milímetros, por lo tanto si seleccionamos el 0, veremos que la aguja no avanzará y no generará ninguna puntada, mientras que si seleccionamos el 3, la puntada medirá 3 mm.

Suele ocurrir que cuando te inicias la costura no es habitual no prestar demasiada importancia a este ajuste, pero poco a poco verás que el resultado final de tu labor dependerá de su correcta elección. Deberás elegir un largo de la puntada u otro en función del tipo de tejido que vayas a coser.

  • Tejidos intermedios (popelín, lino, sarga…) : Elige entre el 2,5 y 3 mm. Es el largo que se suele utilizar más a menudo. Si tienes una máquina de coser digital verás que al seleccionar la puntada recta, el largo asignado por defecto es de 2,4 mm o similar.
  • Tejidos muy gruesos (tejano, lona, polipiel, plástico…): Te recomiendo que selecciones un largo mayor, prueba entre el 3,5 y 4 mm, evitarás que el tejido o material se rasgue y además, obtendrás una costura más resistente.
  • Tejidos muy finos (gasa, seda, satén…): Mejor elige un largo entre 2 y 2,5 mm.

Dos maneras diferentes de confeccionar asas

Muchas veces os comento en clase que la costura nos permite obtener el mismo resultado siguiendo caminos distintos.

Hoy os voy a explicar dos técnicas bien diferentes que utilizo para confeccionar asas de tela. En función del tejido y de la longitud del asa, elijo una u otra. Veréis que una la voy a confeccionar del revés y la otra, del derecho.

Confección del asa por el revés:

1.- Vamos a doblar la tela a lo largo por la mitad y haciendo coincidir los bordes que sujetaremos con alfileres.
2.- Luego coseremos dejando un margen de costura todo a lo largo y cerraremos uno de los lados cortos, sin rematar.

3.- Daremos la vuelta al asa con una aguja de hacer media o con un palillo chino. Como hemos dejado un lado corto cosido, lo podemos utilizar de tope y hacer llegar hasta ahí el palillo o la aguja. Nos ayudará a darle la vuelta con más facilidad.
4.- Una vez ya tengamos el asa del derecho descoseremos la costura del lado corto que dejamos sin rematar.

5.- Tan sólo tendremos que planchar un poquito el asa y ya estará lista.
6.- Le podemos hacer un pespunte muy al filo si le queremos dar un acabado más profesional.

Confección del asa por el derecho:

1.- Doblaremos los bordes largos de la tela hacia adentro (unos 7 mm o 10 mm) y los plancharemos para que quede bien marcado el doblez.
2.- Encararemos un borde con el otro y lo sujetaremos con pegamento, alfileres o con un hilván.


3.- Coseremos bien al filo de un extremo al otro, y ya tendremos lista nuestra asa. Recordad que podéis hacer otro pespunte en el otro lado.

¿Qué os ha parecido?, ¿qué técnica os ha resultado más fácil? y ¿más rápida?

Coser dobladillos (II)

La semana pasada os expliqué cómo preparar y coser un dobladillo. Hoy os voy a hablar de diferentes herramientas que os facilitarán la labor.

Como pudisteis observar en el anterior post, la preparación del dobladillo os va a llevar más tiempo que coserlo a máquina. Y es que debéis recordar que coser no es tan sólo darle al pedal de vuestra máquina. La costura implica mucho más 😉.

Existen varios prensatelas en el mercado que os facilitarán la costura a máquina del dobladillo además de ahorraros tiempo en su preparación. No todos son específicamente para coser dobladillo dobles, pero veréis que con ellos podréis coser más recto y más cerca del borde.

La forma del prensatelas para zig-zag de mi máquina Husqvarna es algo diferente a la de los prensatelas comunes. Tiene unos encajes en el interior que me ayudan a coser muy al filo sin torcerme.

Pero si vuestro prensatelas para zig-zag no es así, podéis recurrir al prensatelas para dobladillos invisibles. Os voy a mostrar como yo le doy otra utilidad para que me ayude a coser muy al filo y sin torcerme.

Tan sólo hay que ajustarlo bien a la medida que necesitamos girando la rueda de ajuste que tiene y desplazando la aguja hacia la izquierda para acercarnos al máximo al borde del dobladillo. Recordad que con algunas máquinas podéis desplazar la aguja hacia a un lado o el otro. Depende del modelo que tengáis.

También podéis encontrar el prensatelas específico para dobladillos. Es muy práctico, pero no penséis que lo hace todo solo. Debéis guiar muy bien la tela al inicio, haciendo el doblez y cosiéndolo para luego introducir la tela en el orificio y seguir cosiendo. Deberéis guiar continuamente la tela para que el dobladillo quede a la misma medida. El que os muestro no es precisamente un prensatelas, es un accesorio que se ajusta a la máquina de coser y sirve para guiar la tela. Además, no se ajusta a todas las máquinas de coser, éste es específico para las Husqvarna Viking.

Coser dobladillos (I)

En mis clases de iniciación a la costura algunas veces surgen dudas de cómo debemos coser un dobladillo y es por ello que en este post os voy a explicar algunos trucos para coserlo y os quede perfecto.

El dobladillo es un tipo de remate que se utiliza para pulir el bajo de una prenda o el borde de sábanas, cortinas, manteles… Se pueden coser a mano o máquina y existen diferentes técnicas para coserlo. Yo os voy a explicar cómo coserlo a máquina.

Para coser un dobladillo doble, es súper importante que lo preparemos muy bien antes de ir a la máquina de coser. Para ello os podéis ayudar de diferentes herramientas y deberéis seguir los siguientes pasos:

  • Marcar el doblez que queréis hacer con un bolígrafo o simplemente con la plancha. Yo utilizo una plantilla muy práctica que me he fabricado yo misma, con varias líneas a distinta distancia y que me ayudan a planchar de forma muy rápida el doblez. De esta forma la parte doblada siempre medirá lo mismo y os facilitará la costura a máquina.
  • Una vez hecho el primer doblez, debéis hacer otro igual sobre sí mismo. Debéis ser muy cuidadosas a la hora de medir y doblar la tela, siempre deberá medir lo mismo, si es un 1 cm debéis mantener esta medida en todo el dobladillo, no vale un «más o menos». Veréis que ésta será la clave para que os resulte más fácil de coser.
  • Ahora deberéis sujetar muy bien el dobladillo mediante un hilván, alfileres o también podéis utilizar pegamento soluble.
  • Ha llegado el momento de coserlo a máquina, para ello deberéis coser muy al filo de la parte doblada, como podéis ver en la foto.
  • Y éste será el resultado final, visto del derecho y del revés.