Qué necesito saber a la hora de comprarme una máquina de coser (II)

¿De qué dependerá el precio?

De la cantidad de puntadas que pueda hacer. Aunque como ya te comentaba en mi anterior post, las puntadas básicas con las que más vas a coser las hacen todas las máquinas. La puntada recta que sirve para unir costuras y el zig-zag que se utiliza principalmente para rematar los márgenes de costura.

Personalmente hay un par de puntadas que valoro mucho: una es la puntada que imita la overlock, ideal para coser punto y, la otra es el festón, muy útil para rematar y acabar los bordes de aplicaciones de tela, sobretodo. Este tipo de puntadas las encontrarás en las máquinas de gama media. 

De poder ajustar el ancho (me permite desplazar la aguja lateralmente a ambos lados o sólo a la izquierda) y el largo de la puntada. Es importante que tengas en cuenta que las máquinas mecánicas más económicas no permiten ajustar el ancho de la puntada. Para mí es indispensable que, como mínimo tenga la opción de desplazamiento a la izquierda, ya que en muchas ocasiones nos facilita la costura. Es por eso que lo valoro tanto.

De poder regular la presión del prensatelas. Es una opción que no tienen las máquinas de gama baja y que yo suelo utilizar, sobretodo cuando coso punto o tejidos muy gruesos como el tejano. Permite graduar la presión sobre la tela para que ésta avance con mayor fluidez.

De la calidad del enhebrador automático. Aunque casi todas las máquinas de coser ya lo incluyen (excepto las que son muy, muy económicas), hay diferencia entre la calidad de unos y otros. Comprueba que sus piezas no sean principalmente de plástico y muy endebles, ya que se rompe con facilidad.

De los accesorios complementarios que contiene. Para mí no es un factor determinante, pero como te puedes imaginar, a mayor precio, mayor número de accesorios. Voy a hacer un repaso de los que suelen traer todas las máquinas de gama baja y los que también incorporan las máquinas de gama media:

  • PRENSATELAS. Los que suelen venir en todas las máquinas de coser son: el básico o de zig-zag que utilizaremos para la mayoría de nuestras labores, el de cremalleras, el de botones y el de ojales. Las máquinas de gama media pueden incorporar el de dobladillo invisible, el de sobrehilado y el de satén, entre otros. Es importante también que te asegures si la máquina de coser sólo acepta los propios de la marca o por el contrario se pueden utilizar los genéricos, que son más económicos y fáciles de adquirir.
  • AGUJAS DE RECAMBIO. Suelen venir las de numeración 90, más adecuadas para coser tejidos gruesos. Te recomiendo que compres una caja variada en la que tendrás diferentes numeraciones adecuadas para cada tipo de tejido.
  • CANILLAS. Utiliza siempre las del mismo tipo que vienen con la máquina de coser para evitar posibles problemas y averías.
  • PLACA DE ZURCIR, DESTORNILLADOR, DESCOSEDOR/CEPILLO DE LIMPIEZA. Los encontrarás en todas las máquinas de coser.
  • GUÍA DE ACOLCHADO. La incorporan la mayoría de las máquinas, sean de gama económica o de gama media. Sirve de guía para poder coser costuras paralelas a una misma distancia.
  • PORTA CARRETES ADICIONAL. Me permite poder coser con dos bobinas de hilo en el caso de que utilice una aguja doble. No lo suelen traer las máquinas de gama baja.

Estas 6 últimas prestaciones que menciono a continuación, están sólo disponibles en las máquinas de coser digitales:

  • REGULADOR DE VELOCIDAD. Permite mantener la misma velocidad independientemente de la presión que se ejerza sobre el pedal. Para mí una gran ventaja que siempre recomiendo a quien me pide opinión.
  • CORTA-HILOS AUTOMÁTICO. Corta el hilo automáticamente presionando un botón. En las mecánicas el cúter colocado en el lado izquierdo permite cortar el hilo, pero de forma manual.
  • SUBIDA Y BAJADA DELA AGUJA. Permite seleccionar que la aguja quede siempre arriba o abajo al dejar de coser y así ahorrar tiempo.
  • BOTÓN DE STAR/STOP. Opción muy práctica con la que se puede coser sin pedal.
  • PUNTO DE REMATE. Al contrario del retroceso de las máquinas mecánicas, hace una puntada de seguridad o remate en el mismo lugar, siendo casi imperceptible.
  • EXTENSIÓN DE LA MESA. Permite tener una zona mayor de trabajo.

Sobretodo, infórmate de los cuidados y mantenimiento que necesitan. La limpieza y el engrasado son acciones muy importantes que deberás realizar de vez en cuando. Asegúrate bien de que tu máquina de coser necesita que la lubriques, ya que no todas lo requieren.

Y una última cosa que siempre recomiendo, guarda muy bien el manual de instrucciones y consúltalo siempre que tengas algún problema o no sepas cómo seleccionar algún ajuste. Muchas veces encontramos ahí las soluciones y nos ahorramos el tener que pedir asistencia técnica.

Qué necesito saber a la hora de comprarme una máquina de coser (I)

Tipos de máquinas

No voy a hablarte de marcas, sino de características y prestaciones para que luego, tú misma puedas decidir qué máquina comprar. Verás que dentro de cada marca hay diferentes gamas con distintos precios. Yo me voy a centrar principalmente en las características de las de gama baja y media, haciendo distinción entre las mecánicas y las digitales, ya que puedes encontrar máquinas mecánicas de gama media o por otro lado, máquinas digitales de gama económica o baja.

Antes de nada, debes saber que todas las máquinas de coser actuales van con pedal y todas se enchufan a la corriente eléctrica, independientemente de si son mecánicas o digitales.

Al contrario de las máquinas antiguas, las actuales tanto sean mecánicas como digitales, tienen su carcasa de plástico pero en su interior, es importante que estén fabricadas principalmente con piezas metálicas.

Máquina mecánica y máquina digital
Máquinas mecánicas:

Las podemos identificar principalmente porque los selectores para elegir el tipo de puntada y también para hacer los correspondientes ajustes, son ruletas que deberás ajustar manualmente. Estos ajustes suelen ser el largo y ancho (no en todas) de la puntada, además de la tensión del hilo.

  • De sencillo manejo. Requieren pocos ajustes, por lo que son una buena opción para iniciarte en la costura. 
  • Más asequibles. 
  • De fácil mantenimiento. En caso de necesitar una reparación, será más rápida y económica.
  • Las más antiguas son muy resistentes porque su carcasa suele ser metálica.
  • Tienen menos tipos de puntadas, pero tienen la puntada recta y el zig-zag que son las que utilizarás en la mayoría de tus labores.
Máquinas digitales:

Utilizan botones para seleccionar los ajustes a través de un menú y el proceso interno está controlado por un dispositivo electrónico.

  • Más silenciosas.
  • No necesitan de tantos ajustes en cuanto al ancho y largo de puntada porque ya nos vendrá seleccionado por defecto, además de recomendarnos el tipo de prensatelas a utilizar (en las de gama media y superior).
  • Más variedad de puntadas.
  • Su precio es más elevado y las reparaciones más costosas. Recomiendo comprarla en algún sitio donde tengan servicio técnico y puedan hacerse cargo de una reparación.
  • Algo más delicadas, sobretodo los modelos más económicos porque tienen mayor número de piezas de plástico que se pueden romper fácilmente.

¿Qué debo tener en cuenta?

Que sea silenciosa. Un factor importante en el caso de tengamos que coser de noche y no queramos molestar.

El peso de la máquina. Ya que evitará que se mueva o cimbre cuando cosamos a gran velocidad. También es un factor importante a tener en cuenta si vamos a trasportarla muy a menudo.

La potencia del motor. Una mayor potencia nos facilitará coser muchas capas de tela y tejidos gruesos. No la confundas con los vatios de potencia, ya que se refieren al consumo de energía. Mejor fíjate en las puntadas por minuto que pueda coser y en la cantidad de capas de telas que puedes unir.

El tipo de carga que tienen para la canilla, ya que puede tener la lanzadera vertical y ser de carga frontal o tener la lanzadera horizontal y ser de carga superior. Personalmente me gusta más la que tiene la lanzadera horizontal ya que me permite ver en todo momento la canilla y saber cuando se va a terminar el hilo, además de que el hilo apenas se suele enredar. Por otro lado, al no necesitar canillero, cambiar de canilla es mucho más fácil y rápido. 

Lanzadera vertical
Lanzadera horizontal

Costura navideña para toda la famila

Estos días, además de celebrar las fiestas, vamos a tener algo de tiempo para dedicarlo a hacer aquello que más nos gusta. Así que si te gusta coser, no dejes de realizar estos talleres tan y tan navideños que te propongo. Seguro que te gustan.

Decora la mesa en Navidad

Y para los más pequeños os propongo estos árboles de Navidad en dos versiones, una fácil y la otra muy fácil.

https://www.instagram.com/tv/CJGujJ-IwWd/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Tutorial funda cepillo y dentífrico (nivel iniciación)

Este sistema de hacer fundas me encanta por varios motivos: No resulta muy difícil, no necesitas tener demasiado dominio de la máquina de coser y además, el resultado final es muy profesional. Puedes ir variando sus medidas y hacer distintas labores como, una funda para la tablet, un monedero, una funda para las gafas, un porta-sándwiches… Tan sólo tienes que acordarte del truco, me refiero a cómo hay que doblar las piezas antes de coserlas.

Material necesario:

  • 1 retal de 46×10 cm de sarga o loneta
  • 1 retal de 46×10 cm de tela plastificada o hule
  • 5 cm de cinta
  • 1 anilla
  • Botones de presión o velcro

Cortaremos dos piezas de la misma medida indicada en la foto. Una de ellas en tela plastificada o hule y, la otra en un tejido que tenga algo más de cuerpo, puede ser de sarga o loneta.

Encararemos una pieza con la otra haciendo coincidir derecho con derecho y las ajustaremos muy bien por los cantos.

Coseremos juntas las dos telas por el lado más estrecho y de punta a punta, como podéis ver en la foto de la derecha. Para guiarnos y coser recto, utilizaremos como referencia el borde del prensatelas cosiendo a pata (foto izquierda).

Plancharemos la costura abierta para que quede bien asentada y daremos la vuelta a las piezas para que nos queden con el derecho a la vista.

Ahora cogeremos la cinta y la doblaremos por la mitad para fijarla a 1’5 cm del lado que acabamos de coser. Pasaremos un pespunte a unos 3 mm del filo para que quede bien sujeta.

Para marcar la doblez que tendremos que hacer a continuación, colocaremos un alfiler a 17 cm del borde izquierdo de la tela superior, tanto arriba como abajo.

Ahora doblaremos la pieza superior (la de sarga) desde la marca de los alfileres hacia el borde que ya está cosido. Después doblaremos la pieza inferior (la de tela plastificada) de igual modo, quedando perfectamente alineada con la otra.

Coseremos las piezas dobladas por los laterales y parte del borde superior, donde dejaremos una zona sin coser para luego poder dar la vuelta a la labor.

Cortaremos las 4 esquinas con cuidado de no recortar el pespunte que acabamos de hacer y daremos la vuelta a la funda por la zona que hemos dejado sin coser.

Para calcular dónde tenemos que colocar los botones, os recomiendo introducir el tubo de pasta de dientes en el interior y así poder ver el volumen que ocupa.

Si no tienes botones de presión, puedes utilizar velcro.

Marcaremos en la parte exterior de la solapa un punto que será donde colocaremos el botón. (En la foto inferior podéis ver las piezas que necesitaremos para colocar el botón).

Cogeremos la pieza del botón que tiene pincho y la colocaremos en la marca. Luego introduciremos la pieza macho dentro y presionaremos con la máquina.


Para marcar dónde irá el botón en la parte inferior, cerraremos la solapa y ahí donde caiga el botón superior haremos una marca. Entonces seguiremos el mismo proceso para colocar la parte inferior del botón, pero esta vez introduciremos en el pincho, la pieza hembra.

Una vez colocados los dos botones ya tendremos terminada nuestra funda, sólo nos faltará poner la anilla en la tira lateral.

Tutorial estuche fácil (nivel iniciación)

Ésta es una buena práctica que siempre aconsejo a mis alumnas para aprender a coser cremalleras. Con dos retales de fieltro y una cremallera, puedes hacerte un estuche bien «resultón» 😉

Material necesario:

  • 2 retales de 21×12 cm de fieltro
  • 1 cremallera de 20 cm
  • 5 cm de cinta
  • 1 anilla

Cortaremos dos piezas de fieltro de la medida indicada. El margen de costura en este caso ya está incluido.

Colocaremos la cremallera en la parte superior de una de las piezas de fieltro, pero cuidado, debe coincidir el derecho de la cremallera con el derecho de la pieza de tela. Además, ajustaremos muy bien la cremallera con el borde izquierdo y el borde superior del fieltro.

Fijaremos muy bien la cremallera, para que no se mueva al coserla a máquina, con pinzas o hilvanándola.

Colocaremos el prensatelas para coser cremalleras y empezaremos a coser desde el borde superior de la tela hasta el final. Fijaros bien que para coser recto es importante que tomemos como referencia el canto derecho del prensatelas que nos coincidirá con el con el borde de la cremallera.

Ahora procederemos a colocar la otra pieza de fieltro en la otra parte de la cremallera.

Sujetaremos muy bien la cremallera y el fieltro y coseremos a máquina como hemos hecho anteriormente con la otra parte.

Una vez tengamos cosida la cremallera en ambas partes, plancharemos un poco por detrás las costuras para que nos queden bien asentadas y no se vayan hacia los dientes de la cremallera. Después para asegurarlas, paseremos un pespunte a unos milímetros del borde, como veis en la foto.

Y ya casi tendremos nuestro estuche terminado. Fijaros que nos tiene que quedar abierto así.

Antes de cerrarlo vamos a colocar la cinta doblada en lado izquierdo, justo por debajo del tirador de la cremallera, a 1,5 cm más o menos y la fijaremos con un pespunte o con un par de puntadas a mano

Pues ya podemos cerrar el estuche cosiendo los laterales y la base tal y como indico en la foto. Recuerda siempre dejar la cremallera abierta para poder luego, darle la vuelta. Una vez lo tengamos cosido, cortaremos el sobrante de cremallera y las esquinas de la parte inferior.

Cuando le hayamos dado la vuelta, tan sólo nos quedará colocar la anilla en la cinta que hemos cosido en el lateral.

Tutorial cesto de tela (nivel iniciación)

Continuando con labores fáciles, esta vez os propongo confeccionar un sencillo cesto de tela reversible. Podéis variar las medidas según la utilidad que queráis darle.

Material necesario:

  • 1 retal de tela (preferiblemente loneta o similar) de 42’5 cm de ancho x 25 cm de alto
  • 1 retal de fieltro de 42’5 cm de ancho x 25 cm de alto

Cortaremos dos piezas de la medida indicada (con 1 cm de margen de costura todo alrededor que ya está incluido) y las colocaremos totalmente extendidas con el derecho hacia arriba.

Doblaremos cada una de las piezas de la mitad hacia un lado con el propósito de coserlas por el lado más corto de extremo a extremo pero ¡ojo!, en la pieza de loneta dejaremos una abertura de unos 7 cm para poder dar la vuelta al cesto una vez lo tengamos cosido. Veréis que a partir de ahora iremos haciendo lo mismo en una pieza y en la otra.
Coseremos a la distancia del prensatelas (a pata) como se aprecia en la foto.

Una vez tengamos hecha esta costura, la centraremos y la plancharemos para que nos quede abierta. Entonces coseremos la parte inferior, también de extremo a extremo y en ambas piezas de tela por separado. De este modo nos quedarán dos bolsas planas.

Ahora procederemos a formar la base y para ello deberemos hacer unas marcas a 4 cm desde el borde lateral y desde la costura inferior. Las señalaremos tanto en un lado como en otro, teniendo 4 puntos en cada bolsa. Para traspasar la marca al otro lado nos podemos ayudar de un alfiler que clavaremos hasta traspasar el tejido hacia el otro lado y que nos servirá de referencia para señalar con el bolígrafo la siguiente señal.

Introduciremos el dedo en la esquina de la bolsa y aplanaremos la tela hasta ver los dos puntos dibujados que uniremos mediante una línea, formando así un triángulo. Coseremos por la línea dibujada. Haremos el mismo procediento con las otras 3 esquinas.

Daremos la vuelta a la bolsa de fieltro, quedando del derecho, y la introduciremos dentro de la de loneta haciendo coincidir la costura lateral y ajustando bien los bordes superiores de ambas bolsas.

Coseremos todo alrededor para unir ambas bolsas. Recuerda poner alfileres en el borde para sujetarlas muy bien.

Una vez las tengamos unidas, introduciremos una dentro de otra y daremos la vuelta al cesto por el agujero que hemos dejado.

Finalmente cerraremos el agujero con una puntada invisible.

Tutorial bolsa multi-usos (nivel iniciación)

Ésta es una de las labores que suelo enseñar a coser el primer día de clase. Me permite mostrarte cómo funciona la máquina de coser a la vez que pones en práctica todo lo que te estoy enseñando, porque serás tú misma la que confeccionará esta sencilla bolsa.

Material necesario:

  • 1 retal de popelín o similar de 45 cm de ancho x 32 cm de alto
  • 120 cm de cordón

Doblaremos la tela por la mitad encarando derecho con derecho y marcaremos el patrón en el revés de la tela.

Cortaremos así dos piezas de la medida indicada en el patrón, pero dejando 1 cm de margen de costura todo alrededor. Además haremos unas marcas (las indicadas en rojo) que será por donde no tendremos que coser para que luego pueda pasar el cordón.

Empezaremos a coser desde la parte superior de la tela y pararemos en la primera marca de color rojo, donde deberemos rematar bien fuerte. A continuación, seguiremos cosiendo a partir de la segunda marca, rematando muy bien, y continuaremos hasta la parte superior opuesta, quedando tan sólo sin coser la boca de la bolsa.

Una vez tengamos cosida la bolsa, haremos un zig-zag todo alrededor para que no se deshilache la tela, pero lo haremos un poco por debajo de la segunda marca roja.

Justo donde hemos empezado a hacer el zig-zag, haremos un pequeño corte hasta el pespunte, lo que nos permitirá abrir la costura hacia cada lado.

Coseremos mediante la puntada recta por encima de cada margen de costura con el objetivo de que se queden fijas a ambos lados.

Por último, haremos un dobladillo doblando primero 1 cm en la parte superior y volviendo a doblar hasta las marcas en línea discontinua negra del patrón (más o menos unos 7 mm por debajo del agujero del cordón). Después pasaremos un pespunte todo alrededor.

Finalmente, con un imperdible o un pasacintas, pasaremos 60 cm de cordón por cada lado dando toda la vuelta.

Así un cordón entrará por un lado y saldrá por el mismo. Recuerda que hay que pasar dos cordones, uno por cada lado o cada agujero, ya que esto nos permitirá poder ceñir la bolsa.

Tan sólo nos quedará hacer un nudo a cada extemo de los cordones y ya la tendremos terminada.

Descarga el patrón gratuito haciendo clic en la imagen.