Cómo colocar la canilla

Parece una tontería, pero para que nuestra máquina de coser funcione de forma adecuada debemos ser muy meticulosas a la hora de prepararla y cada uno de los pasos que debemos de realizar son igual importantes. En el post de hoy os explico cómo debéis colocar la canilla.

Una vez tenemos devanada la canilla debemos colocarla de forma correcta en el porta-canillas. Éste lo podréis extraer de forma cómoda si abrís la lengüeta frontal.

Es importante colocar la canilla en su interior con el hilo que cuelgue hacia la derecha, de tal forma que cuando tiremos de éste, la canilla gire en sentido de las agujas del reloj. No olvidéis introducir el hilo por la pequeña ranura lateral hasta hacerlo llegar al agujero central del porta-canillas, es ahí donde se introduce la aguja para “rescatar” dicho hilo. Si no hacéis este paso, la máquina no coserá de forma correcta.

Una vez hechos estos pasos, ya podréis introducir el porta-canillas en la lanzadera de la máquina de coser.

Cómo colocar la canilla

Herramientas para marcar dobleces y dobladillos

Hay utensilios que nos facilitan mucho algunas tareas de costura. La plancha es una herramienta imprescindible, ya os lo he comentando en más de una ocasión. Hay planchas pequeñas que podemos tener siempre a mano y podemos utilizar sobre un paño grueso sin necesidad de montar la tabla de planchar. La que veis en la foto me encanta y me acompaña a todas partes.

En algunas ocasiones tan sólo necesitaremos marcar un pequeño pliegue, y estoy segura que os dará pereza enchufar la plancha. En su lugar podemos utilizar el rodillo prensador o el moldeador de costuras. Son dos herramientas que nos ayudarán a marcar muy bien la tela, sobretodo si es de algodón.

Y si además os fabricáis una plantilla de cartulina con líneas a diferentes distancias, como la que veis en la foto, comprobaréis que fácil es marcar un doblez con la misma medida de ancho.

El manual de la máquina de coser

El manual de instrucciones es el gran olvidado cuando adquirimos una nueva máquina de coser. Seguro que alguna de vosotras lo tiró con la caja y demás embalaje. ¡Gran error! Solemos prestar mucha más atención a todos los accesorios incluidos, que no sabemos para qué se usan y que, paradójicamente, están explicados en ese manual.

Cierto es que cada vez más, en lugar de tener las instrucciones en versión impresa, las podemos encontrar en versión digital. En la misma caja de embalaje podemos encontrar habitualmente una dirección URL o un código QR que nos dirigirá a una web donde podremos ver algún tutorial o leer acerca de nuestra máquina de coser. No menosprecies esta información, estoy segura que en más de una ocasión te sacará de un apuro.

Es importante que leas el manual de instrucciones detalladamente porque, además de indicar cómo utilizar la máquina de forma adecuada, también encontrarás en él la solución a alguno de los problemas más habituales con los que te puedes encontrar a la hora de coser. Por ejemplo, el porqué se rompe el hilo superior, el porqué la tela se frunce o incluso el porqué se ha roto la aguja y cómo hay que cambiarla. Recuerda que la mayoría de las incidencias que nos surgen cuando cosemos no suelen ser a causa de la máquina, sino de que probablemente estemos haciendo un uso incorrecto de ella.

Manual de instrucciones Juki DX-2000QVP

En las primeras páginas suele haber un diagrama donde se enumeran las diferentes partes de la máquina y más adelante normalmente se encuentran las indicaciones para enhebrar el hilo superior y devanar de forma correcta la canilla.

Manuales de instrucciones de Husqvarna Viking 230 y de Singer Tradition 2282

También encontraremos explicaciones acerca de los diferentes selectores que tiene la máquina, como el de tipo de puntada (recta, zig-zag, invisible, recta elástica…), los de largo y ancho de puntada, etc…

La mayoría de manuales suele incluir una breve explicación de los diferentes accesorios que incluye la máquina, indicando para qué y cómo se usan. Sobretodo recomiendo que te fijes en las que hacen referencia a los prensatelas adicionales, como el de cremallera o el de ojales que, por sus características especiales, suelen incluir recomendaciones para su uso correcto.

Y por último, algo que muchas veces me preguntáis en clase y que suele venir especificado en el propio manual de la máquina, es el tamaño de aguja que se debe utilizar para cada tejido.

Manual de instrucciones Singer Tradition 2282

¡Ya veis cuánta información de utilidad puedes encontrar en el manual de instrucciones de la máquina de coser! Mi recomendación es que lo conserves como oro en paño.

Devanar la canilla de forma correcta

Uno de los principales aspectos en los que insisto en mis clases de iniciación, es cómo devanar la canilla de forma correcta, lo que popularmente llamamos «hacer canilla». Recuerda que una canilla mal devanada nos puede dar problemas a la hora de coser.

Las actuales máquinas de coser tienen un dibujo incorporado en la propia máquina que nos sirve de guía saber por dónde hay que pasar el hilo. Es importante fijarse bien en dicho dibujo y seguir cada uno de los pasos (en la foto está indicado con una línea discontinua) que además, suelen ir numerados. Si tu máquina no lo tiene, siempre puedes recurrir al manual de instrucciones, ahí seguro que aparecerá.

Otro punto importante a tener en cuenta, es pasar de forma correcta el hilo por el tensor, esa pieza redonda metálica que suele estar en la parte superior de la máquina de coser. Pasar el hilo por ahí ayudará a que éste quede tenso y no se afloje a medida que se va enrollando en la canilla.

Por último y no menos importante, si os fijáis en las canillas, las de plástico suelen tener un agujero y las metálicas más de uno, tanto en la parte superior como en la inferior. Estos orificios no están de adorno, nos sirven para pasar el hilo y poder sujetarlo mientras devanamos la canilla. De esta forma guiaremos al hilo para que se enrolle de forma adecuada en la parte central de la canilla.

➡️ Te recomiendo que siempre uses el mismo tipo de canilla que te venía con la máquina de coser y que cuando vayas a comprarlas, te lleves una de muestra porque a veces la altura de éstas puede variar.

Si quieres saber más acerca de cómo preparar la máquina de coser, te recomiendo que leas este artículo arterior: Consejos a tener en cuenta antes de empezar una labor

Vídeo tutorial calabaza de tela 🎃

Aprende a coser a paso a paso esta simpática calabaza de tela. Ideal como decoración para Halloween. Puedes hacerla a la medida que quieras, tan sólo deberás hacer el círculo más grande.

Es tan fácil de hacer que se ha convertido en un clásico en mis clases de costura infantil 😉.

Fijar piezas, cordones, cintas…

En muchas labores tendremos que fijar con anterioridad una pequeña pieza, cordón, cinta… que finalmente coseremos a la vez cuando unamos varias piezas. Y digo que «fijaremos con anterioridad» porque nos interesa que no se mueva al realizar la costura final. Lo vais a ver muy claro en el siguiente ejemplo:

En la siguiente labor voy a fijar un trocito de cordón en la parte superior. Como podéis ver lo he cosido con unas puntadas a máquina muy al borde de la tela (foto 1). Lo hago así porque no quiero que con la costura final esas puntadas se vean. También podría coserlo a mano y sujetarlo con hilo de hilvanar que luego podría quitar.

Una vez fijado el cordón ya podré hacer la costura de unión de las piezas. En este caso estoy cosiendo la parte superior de un cesto de tela y al encajar una pieza con la otra el cordón queda oculto (fotos 2 y 3), por eso es tan importante sujetarlo con anterioridad. Seguro que estaréis pensado que lo podríais hacer con alfileres. ¡Cierto!, pero muchas veces se acaban moviendo. Mejor hacerlo a mano o máquina.

Como podéis observa en esta última foto, el pespunte de fijación que he hecho con anterioridad no se ve porque lo he hecho muy cerca del borde.

➡️ Recuerda que por norma siempre coseremos dejando un margen de costura de un 1 cm aproximadamente, excepto cuando queramos fijar una pieza, un cordón, una cinta… que lo haremos muy cerca del borde de la tela, para evitar que luego se vean las puntadas de sujeción.

Reutiliza para darle un nuevo uso

En más de una ocasión hemos tirado un bolso porque estaba viejo o porque el material con el que estaba fabricado se ha cuarteado y se ha ido desprendiendo. Y es que hay materiales que si no son de muy buena calidad tienen una vida útil muy limitada, sobretodo algunas polipieles.

Aunque el material principal se haya estropeado, las fornituras (hebillas, anillas…) la mayoría de las veces suelen estar casi nuevos y podemos aprovecharlos. Te recomiendo que los guardes, estoy segura que en algún momento los podrás aprovechar.

También me gusta reciclar los mosquetones y las anillas de las cintas que suelen dar en las ferias para colgar las acreditaciones o pases de acceso. Puedes hacer llaveros o utilizarlos para las asas de algún bolso o neceser.

Y qué me dices de las cintas que se utilizan como asas en las bolsas de papel, las de algunas tiendas son bien bonitas y te pueden dar un toque diferente en tus labores.

Hilvanar o no hilvanar… he aquí la cuestión 🧵🪡

En este artículo que publiqué hace ya tiempo, Hilvanes, alfileres, pinzas…tus mejores aliados, os hablaba de los diferentes métodos que podéis utilizar para sujetar las piezas que vayas a coser. Hoy os voy a hablar del hilván, esa puntada larga que se hace con un hilo de algodón específico para ello, que se puede romper con los manos por su poca resistencia y que es fácil de retirar.

Hilvanar tiene la función de sujetar varias piezas de tela que vamos a coser posteriormente, por lo que nos permite probar una prenda de vestir antes de coserla definitivamente a máquina o también comprobar si hemos colocado de forma correcta varias piezas, un bolsillo, una cremallera…

Hilvana para sujetar las piezas

A veces nos saltamos este paso porque nos da mucha pereza coser a mano o simplemente porque no nos gusta, pero si todavía no tenemos mucha destreza con la máquina de coser y no lo hacemos, nos puede suceder que se nos muevan las piezas mientras las cosemos y que finalmente tengamos que descoserlas porque no nos guste el resultado.

En el caso de que no estemos demasiado seguras de si hemos colocado de forma correcta una cremallera, un bolsillo o cualquier pieza que queramos unir, el hilván nos permitirá comprobar si lo hemos hecho bien y en caso de tener que rectificar, evitaremos tener que usar el descosedor porque tan sólo tendremos que tirar del hilván y ya tendremos otra vez las piezas por separado.

Os puedo asegurar que se invierte menos tiempo hilvanando que descosiendo 😉

No me llega la guata 🤦🏻‍♀️

Seguro, segurísimo que os habrá pasado en alguna ocasión que necesitáis un trozo de guata de una medida en concreto y resulta que no os llega, pero tenéis trozos que al unirlos os alcanzarían para obtener la medida que necesitáis.

Pues aquí va un ideaTip de lo más práctico: Une las piezas con una puntada de zig-zag.

La clave está en que los lados de unión estén cortados lo más rectos posibles y que cuando vayas a unir ambas piezas, las mantengas justo borde con borde para que no monte una encima de la otra. Selecciona una puntada de zig-zag con un ancho superior a 2,5 mm para asegurarte que la aguja penetra en una pieza y en la otra y, ve cosiendo bien despacito.

Aprovecha las sobras de entretela y guata

Estoy segura de que te van sobrando pequeños trozos de entretela y guata que al final acabas tirando. Guárdalos, te voy a dar una idea para que los puedas aprovechar 😉.

Cuando colocamos un botón a presión la zona de la tela, donde éste queda posicionado, sufre más porque acabamos tirando de ella. Refuérzala con esos trocitos de entretela o guata adhesiva que acabas tirando por no saber qué hacer con ellos.