¿Cuáles son los mejores tipos de telas para confección?

Durante varias semanas os he estado hablando de las fibras textiles y de los tipos de telas que podemos encontrar en función de cómo están tejidas. En el artículo de hoy, por gentileza de This Target, además de hacer un repaso de todo lo mencionado anteriormente, podréis leer una serie de interesantes recomendaciones que os ayudarán a elegir el tejido adecuado para cada proyecto de costura:

Si estás aquí, seguramente sea porque te gusta el mundo de la costura y te interese aprender a confeccionar tu propia ropa. De hecho es probable que ya seas toda una experta en el mundo de la costura pero, si no es así, hemos preparado este artículo que seguro te será de gran utilidad si te estás iniciando en el fabuloso mundo de confeccionar tu propia ropa. Aprovechamos nuestro artículo de hoy para hablarte de cuáles son las mejores telas para confección de ropa.

Mejores tipos de telas para confección

A la hora de elegir la tela, principalmente prevalece el estilo de cada persona. Sin embargo, dejando a un lado nuestros gustos y predilecciones, nos advierten desde Las Tijeras Mágicas, expertos en telas, que debemos tener en cuenta las telas usadas para confeccionar ropa, ya que no todas son adecuadas y del mismo modo no todas lo son para todas las prendas. Además, también debes tener presente la época del año en la que usarás dicha prenda y el acabado que quieres conseguir.

Antes de nada, las telas y sus tipos suele clasificarse en textiles naturales, con procedencia animal o vegetal, y textiles sintéticos. En cuanto a las naturales, destacan el algodón, la seda, el lino, la mezclilla, terciopelo, franela, la lana o el cáñamo; mientras que las telas de origen sintético son el nylon, poliéster, rayón, acetato, el acrílico o el polar, entre otras. Además, también podemos encontrar combinaciones entre ambas, como las prendas confeccionadas con algodón y poliéster, que podemos encontrar en muchas tiendas de ropa.

Con todo, los tipos de telas más usados para confeccionar ropa son:

  • Tela de lino: ideal para confeccionar prendas de verano. Se suele usar para todo, desde vestidos hasta pantalones, camisas, chaquetas… Es una tela de origen vegetal, que resiste todo tipo de temperaturas.
  • Tela de seda: es un tipo de tela natural que se obtiene con hilos devanados del capullo del gusano de seda. Cuenta con un brillo natural y buena absorción, aunque se arruga fácilmente. Debido a su caída, es perfecta para confeccionar prendas de ropa de mujer, como vestidos y blusas muy elegantes. Una de sus ventajas es que no se ensucia con facilidad y la humedad no penetra fácilmente.
  • Tela de lanilla: se trata de una tela ligera que se estira para darle forma. Esta característica la hace perfecta para hacer, por ejemplo, vestidos de invierno de una sola pieza, que se adaptan al cuerpo perfectamente. Otra de sus cualidades es que tiene capacidades térmicas que conservan el calor del cuerpo.
  • Tela de crepé: es delgada y ligera, tiene una apariencia rugosa y un tanto rústica, pero con mucho estilo. Al tacto se presenta como un poco arrugada.
  • Tela de cashmere: es una de las telas más caras, pero también con mucha calidad. Es muy suave al tacto y ligera. Perfecta para épocas de frío, ya que cuenta con capacidad aislante.
  • Tela de damasco: tejido grueso y fuerte con textura rasa, que se obtiene por medio de la aleación del algodón, el lino, la seda, la lana y el rayón. Así se consiguen tejidos con dibujos especiales y encajes muy elegantes. Esta tela es perfecta para confeccionar trajes de vestir.
  • Tela de chalis: tejido muy sedoso, que se obtiene de la lana, el rayón o el algodón. Se adapta muy bien al cuerpo gracias a su ligereza y suavidad, lo cual la hace perfecta para confeccionar vestidos. Tiene una superficie como cepillada. Este tipo de tela es ideal para confeccionar kimonos y vestidos.

Consejos para elegir la tela para confección

Los expertos en corte y confección lo tiene claro, prefieren telas tejidas a la hora de hacer prendas de ropa a medida, mientras que el punto suelen usarlo para hacer ropa ajustada.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir tu tela para confeccionar, es su peso. Éste definirá mucho el acabado que se consiga y en consecuencia, el uso que debes darle. Por ejemplo, para hacer una americana nunca usarás la misma tela que para una blusa de mujer.

Si se trata de un tejido suelto, incluso un tanto transparente a la luz, se considera que es una tela débil y por tanto será necesario usar un forro debajo para que no se transparente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *