Por qué es importante rematar (fijar) las costuras

En las clases de iniciación a la costura muchas veces me preguntáis: ¿Tengo que rematar? …y yo siempre contesto: «Sí, siempre al inicio y al final de la costura hay que rematar».

Es importante que fijéis bien la costura rematándola o atacándola porque de esta manera no se descoserá echando a perder vuestra labor. Imaginaros que no habéis afianzado bien el inicio y el final de la costuras de un pantalón y al cabo de un rato de llevarlo puesto se os empieza a descoser 😰.

Por eso siempre insisto mucho desde la primera clase en que os acostumbréis a rematar tanto el inicio de la costura como su final. Podemos hacerlo de varias maneras:

A mano aprovechando el hilo que nos sobra al inicio y al final la costura, siempre que no lo cortemos muy justo. Si nos permite enhebrarlo tan sólo debemos hacer varias puntadas en el inicio o final de la costura hasta que quede fuerte y no se deshaga, además incluso podemos hacer un nudo. Este caso lo utilizo cuando quiero que el atacado me quede muy limpio y lo que hago es traspasar el hilo superior a la parte interna y rematarlo por dentro.

A máquina. En las máquinas más sencillas tenemos la opción del retroceso (reverse), tan sólo debemos bajar la palanca o presionar el botón al mismo tiempo que le damos al pedal y entonces la máquina irá hacia atrás cosiendo encima de esta costura inicial y así, reforzándola.

En las máquinas digitales, además tenemos la opción del botón de puntada de seguridad, que lo que hace es coser varias veces en el mismo punto quedando un atacado muy limpio. Esta opción me gusta mucho sobretodo cuando tengo que dejar una abertura para luego dar la vuelta a la labor, así me aseguro de no pasarme.

Tutorial funda de libreta A7 (nivel básico)

Me gustan mucho este tipo de labores tan fáciles de hacer y con tan pocas piezas. Este sistema de confección te puede servir también para hacer fundas a tu agenda, a tus libretas o incluso a los libros que estés leyendo, y mantenerlos siempre en buen estado.

Material necesario:

  • 1 pieza de 29,5×13,5 cm de popelín o loneta para el exterior
  • 1 pieza de 29,5×13,5 cm de popelín para el interior
  • 1 pieza de guata de 17,5×12 cm
  • 12 cm de goma
  • 17 cm de cinta

En primer lugar pegaremos la guata adhesiva, con la plancha, en la parte posterior del tejido exterior. Deberemos centrarla muy bien porque los bordes superiores nos servirán de referencia para posteriormente coser.

Ahora daremos la vuelta a esta pieza de tela y cogeremos la goma y la cinta para posicionarlas y fijarlas a máquina, según las medidas que indicadas.

Tomaremos la pieza de forro y la encararemos con la pieza exterior.

Una vez encaradas ambas piezas, las uniremos cosiendo un pespunte de arriba a abajo, sólo en los laterales.

Daremos la vuelta a la labor para que nos queden a la vista los tejidos por la parte exterior y plancharemos las costuras que acabamos de hacer para que queden bien asentadas.

Doblaremos unos 4,5 cm los laterales de la labor hacia la parte interna (la guata interior nos marcará por dónde debemos doblar). Plancharemos un poco para marcar esta doblez.

Sujetaremos con pinzas o alfileres la parte doblada sin prender la tela inferior donde pegamos la guata, esto nos permitirá volver a girar la labor para que nos quede de nuevo por la parte interior.

Una vez le hayamos dado la vuelta podremos sujetar con las pinzas todas las capas de tela. Ahora coseremos de un extremo a otro en la parte superior de la funda y en la parte inferior coseremos también, pero dejando una abertura que nos servirá para darle la vuelta a la labor posteriormente.

Si la guata está pegada bien centrada, nos servirá como referencia a la hora de coser a máquina porque justo coseremos por s borde*.

Cortaremos las 4 esquinas para evitar gruesos y daremos la vuelta a la labor por la abertura que dejamos.

Ya casi tendremos lista la funda, ahora sólo faltará cerrar la abertura con un puntada invisible.

Trucos y consejos para coser bien recto

Coser costura rectas es una cuestión de práctica, pero si eres nueva en esto de la costura, hay algunos trucos que te pueden facilitar la tarea. Toma buena nota de ellos.

Utiliza las guías de la máquina de coser

Verás que en la placa de aguja de tu máquina de coser hay unas líneas, estoy segura de que te habrás preguntado para qué sirven, pues son guías que te ayudarán a coser recto y a una determinada distancia de la aguja. La distancia que hay entre la aguja y las guías puede ser en cm o en pulgadas. Si ajustas el borde de la tela a una de estas líneas verás como al coser te tuerces menos y la costura te queda más recta.

También puedes “coser a pata”, como se suele decir en confección. Se trata de hacer coincidir el borde de la tela con el borde exterior del prensatelas. Es una manera muy fácil de mantener siempre la misma distancia y no torcerse.

Utiliza una guía de imán

La debes colocar encima de la placa metálica y la puedes ajustar a la distancia que te convenga. Tan sólo te tienes que fijar que el borde de la tela siempre toque la guía. Una alternativa casera a esta guía es utilizar cinta adhesiva o un post-it.

Dibuja la línea por donde debes coser

Los bolígrafos “borrables” con el calor, son otra alternativa que te ayudará a coser recto. Tan sólo tienes que marcar la línea en la tela por dónde debes coser y hacerla coincidir con la aguja.

Combina uno los consejos anteriores utilizando el prensatelas de puntada recta

Este prensatelas al tener un orificio menor por donde pasa la aguja, sujeta mejor la tela evitando que la aguja la empuje hacia abajo. Las puntadas quedan más iguales porque su suela al ser tan lisa, tiene una mayor superficie de contacto con los dientes de arrastre.

Recuerda que con este prensatelas sólo puedes usar la puntada recta.

Prensatelas de puntada recta y guía de imán

Pespunte «al canto» para coser bolsillos

Un error habitual que me encuentro en mis clases de costura, es la forma de coser los bolsillos, sobretodo cuando sois principiantes.

Para que el bolsillo quede bien unido a la pieza de tela debe ir cosido al canto. A veces lo coséis a 5 mm o más del borde y esto hace que los cantos no queden bien fijados a la tela y que incluso que se levanten.

Este término se utiliza en confección para denominar el tipo de puntada que se hace muy cerca del borde de la tela para unir dos piezas.

Existe un prensatelas que nos ayuda a coser muy cerca del filo porque nos permite mover uno de sus lados y ajustarlo a la tela para que nos haga de tope y de guía a la vez, me refiero al prensatelas de dobladillo invisible. Aunque está pensado precisamente para coser dobladillos invisibles, a mí me resulta muy útil para hacer los pespuntes bien al canto.

Con los patrones: ¡ahorrarás tiempo!

A veces pensamos que dibujar los patrones es trabajo doble, pero estoy segura de que a la larga agradecerás tener una carpeta bien organizada con todos los que vayas realizando. Siempre que quieras repetir cualquier labor que ya hayas hecho, tendrás el patrón listo para ser utilizado y evitarás tener que volver a plantear el trabajo desde 0 sobre el tejido.

Si tienes que hacer la misma labor «en serie», verás como al final ahorrarás tiempo y además, todas te quedarán iguales.

Puedes utilizar diferentes tipos de papeles para dibujarlos. Para los patrones de pequeñas labores me gusta utilizar papel kraft o de embalar, aunque a veces también utilizo cartulina. Si quiero plantear un patrón de una prenda de vestir que voy a montar con alfileres para ver como queda, prefiero utilizar papel manila porque es más fino, pero resistente.

Tipos de agujas: aguja leather/piel

Durante varias semanas os he ido hablando de los distintos tipos de agujas que existen para coser a máquina. Hoy termino con otra de las indispensables, la aguja especial para coser pieles, poli-pieles y otros materiales como el vinilo, el plástico o el hule.

Este tipo de aguja tiene la punta cortada en forma de cuña, diseñada para atravesar los materiales sin dañarlos.

La podéis encontrar en diferentes grosores, siendo los más habituales: 90/14, 100/16 y 110/18.

Os recomiendo que la utilicéis con los prensatelas de teflón o el de rodillo, os ayudarán a que los materiales se deslicen con facilidad. Además si seleccionáis una puntada más larga, de unos 3 mm o 3,5 mm, el resultado os quedará más profesional.

Prensatelas de rodillo y de teflón

Tipos de agujas: aguja microtex

Tal vez no hayáis oído hablar nunca de ella, pero os recomiendo que tengáis una en vuestro costurero.

Este tipo de aguja posee una punta muy afilada y fina por lo que se utiliza para trabajos de precisión. Se recomienda utilizarla junto con el prensatelas de costura recta para coser tejidos finos y delicados, como la seda o el lamé y también para tejidos muy densos.

La podéis encontrar en diferentes grosores, desde 60/8 hasta 110/18.

Agujas microtex y prensatelas de puntada recta

Tipos de agujas: aguja stretch y super stretch

Al igual que la aguja jersey, la stretch tiene la punta redonda o de bola, lo que hace que penetre fácilmente entre las fibras del tejido. Además el entrante marcado que posee evita que las puntadas salten porque engancha mejor el hilo de la canilla.

Es la más adecuada para coser tejidos muy elásticos como los que se utilizan para confeccionar prendas deportivas y de baño.

La puedes encontrar en diferentes numeraciones (75/11 y 90/14) y en su versión de aguja gemela.

Para coser tejidos mucho más elásticos elige la super stretch.

Tipos de agujas: aguja jersey

Se caracteriza por tener la punta redonda, por eso también se llama de punta de bola. Gracias a ello no perfora el tejido sino que penetra fácilmente entre sus fibras.

Es ideal para coser tejidos de punto como el de las camisetas (punto liso, canalé…), el polar y la felpa.

Te recomiendo que cuando cosas telas de punto no utilices la puntada recta, mejor utiliza alguna de las puntadas elásticas que darán flexibilidad a tus costuras y así cuando tires de ellas al ponértelas, evitarás que el hilo se rompa.

Este tipo de agujas las podrás encontrar en diferentes grosores (70/10, 80/12, 90/14 y 100/16). Elige la numeración adecuada en función del grosor del tejido que vayas a coser.

Además también las hay en su versión doble, es decir, con dos agujas unidas en un solo talón y que coserán a la vez. También se les denomina agujas gemelas. Son ideales para hacer dobladillos porque dan un acabado muy profesional, además de proporcionar elasticidad a la costura.

Píldoras de costura

Píldoras de costura: prensatelas indispensables

¿Utilizas siempre el mismo prensatelas?  ¿Sabías que existen diferentes prensatelas, suelas y adaptadores que te facilitan notablemente la costura?  El de costura recta, el de zigzag, el de teflón, el de doble arrastre, los de dobladillos…. Cada uno tiene una función distinta, ¿no las conoces?  Pues no te pierdas esta primera píldora de costura donde os explicaré de forma práctica para qué y cómo se utilizan.

Tan sólo necesitarás traer una libreta y boli para tomar notas, y muchísimas ganas de aprender.

Para inscribirte pásate por:  By Anna Serra – Calle Mayor, 74 – Castelldefels

Se mantendrán todas las medidas de higiene y seguridad recomendadas.  Las mascarilla será obligatoria durante toda la hora así como la desinfección de manos antes y después de la sesión.

** La realización de la sesión en la fecha indicada estará condicionada a la asistencia mínima de 5 personas.