¿Cuáles son los mejores tipos de telas para confección?

Durante varias semanas os he estado hablando de las fibras textiles y de los tipos de telas que podemos encontrar en función de cómo están tejidas. En el artículo de hoy, por gentileza de This Target, además de hacer un repaso de todo lo mencionado anteriormente, podréis leer una serie de interesantes recomendaciones que os ayudarán a elegir el tejido adecuado para cada proyecto de costura:

Si estás aquí, seguramente sea porque te gusta el mundo de la costura y te interese aprender a confeccionar tu propia ropa. De hecho es probable que ya seas toda una experta en el mundo de la costura pero, si no es así, hemos preparado este artículo que seguro te será de gran utilidad si te estás iniciando en el fabuloso mundo de confeccionar tu propia ropa. Aprovechamos nuestro artículo de hoy para hablarte de cuáles son las mejores telas para confección de ropa.

Mejores tipos de telas para confección

A la hora de elegir la tela, principalmente prevalece el estilo de cada persona. Sin embargo, dejando a un lado nuestros gustos y predilecciones, nos advierten desde Las Tijeras Mágicas, expertos en telas, que debemos tener en cuenta las telas usadas para confeccionar ropa, ya que no todas son adecuadas y del mismo modo no todas lo son para todas las prendas. Además, también debes tener presente la época del año en la que usarás dicha prenda y el acabado que quieres conseguir.

Antes de nada, las telas y sus tipos suele clasificarse en textiles naturales, con procedencia animal o vegetal, y textiles sintéticos. En cuanto a las naturales, destacan el algodón, la seda, el lino, la mezclilla, terciopelo, franela, la lana o el cáñamo; mientras que las telas de origen sintético son el nylon, poliéster, rayón, acetato, el acrílico o el polar, entre otras. Además, también podemos encontrar combinaciones entre ambas, como las prendas confeccionadas con algodón y poliéster, que podemos encontrar en muchas tiendas de ropa.

Con todo, los tipos de telas más usados para confeccionar ropa son:

  • Tela de lino: ideal para confeccionar prendas de verano. Se suele usar para todo, desde vestidos hasta pantalones, camisas, chaquetas… Es una tela de origen vegetal, que resiste todo tipo de temperaturas.
  • Tela de seda: es un tipo de tela natural que se obtiene con hilos devanados del capullo del gusano de seda. Cuenta con un brillo natural y buena absorción, aunque se arruga fácilmente. Debido a su caída, es perfecta para confeccionar prendas de ropa de mujer, como vestidos y blusas muy elegantes. Una de sus ventajas es que no se ensucia con facilidad y la humedad no penetra fácilmente.
  • Tela de lanilla: se trata de una tela ligera que se estira para darle forma. Esta característica la hace perfecta para hacer, por ejemplo, vestidos de invierno de una sola pieza, que se adaptan al cuerpo perfectamente. Otra de sus cualidades es que tiene capacidades térmicas que conservan el calor del cuerpo.
  • Tela de crepé: es delgada y ligera, tiene una apariencia rugosa y un tanto rústica, pero con mucho estilo. Al tacto se presenta como un poco arrugada.
  • Tela de cashmere: es una de las telas más caras, pero también con mucha calidad. Es muy suave al tacto y ligera. Perfecta para épocas de frío, ya que cuenta con capacidad aislante.
  • Tela de damasco: tejido grueso y fuerte con textura rasa, que se obtiene por medio de la aleación del algodón, el lino, la seda, la lana y el rayón. Así se consiguen tejidos con dibujos especiales y encajes muy elegantes. Esta tela es perfecta para confeccionar trajes de vestir.
  • Tela de chalis: tejido muy sedoso, que se obtiene de la lana, el rayón o el algodón. Se adapta muy bien al cuerpo gracias a su ligereza y suavidad, lo cual la hace perfecta para confeccionar vestidos. Tiene una superficie como cepillada. Este tipo de tela es ideal para confeccionar kimonos y vestidos.

Consejos para elegir la tela para confección

Los expertos en corte y confección lo tiene claro, prefieren telas tejidas a la hora de hacer prendas de ropa a medida, mientras que el punto suelen usarlo para hacer ropa ajustada.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir tu tela para confeccionar, es su peso. Éste definirá mucho el acabado que se consiga y en consecuencia, el uso que debes darle. Por ejemplo, para hacer una americana nunca usarás la misma tela que para una blusa de mujer.

Si se trata de un tejido suelto, incluso un tanto transparente a la luz, se considera que es una tela débil y por tanto será necesario usar un forro debajo para que no se transparente.

¿Conoces los distintos tipos de tejidos?

En mi anterior post os hablaba de la composición de las fibras que forman una tela o tejido. Hoy os quiero hablar de los diferentes tipos de tejidos que existen, en función de cómo se fabrican.

Tejidos de calada o a la plana
Se forman a partir del cruce de hilos transversales (trama) que van ligándose con por encima y por debajo de los hilos longitudinales (urdimbre). Por lo tanto necesitamos dos hilos para fabricarlos. La manera como se entrelazan estos hilos dará lugar a varios tipos de ligamentos (tafetán, sarga, raso…) y por lo tanto, de tejidos.
El popelín, la loneta, el tejano y la gabardina, son algunos ejemplos.

Tejidos de punto
Constan de una malla que se forma mediante bucles de un mismo hilo enlazados entre sí. En este caso, tan sólo necesitamos un hilo para fabricarlos.
El jersey, sin duda, es el más conocido de este tipo de tejidos. El interlock, la felpa y el punto roma, son algunos ejemplos más.

Tejidos no tejidos
Son láminas compuestas por fibras textiles unidas a partir de procedimientos térmicos, mecánicos o químicos. Uno de los más representativos es el fieltro.

La importancia de conocer la composición de los tejidos (II)

En el anterior post os hablé de las fibras naturales y de cuáles eran las más conocidas. Hoy os quiero hablar de las fibras químicas que se fabrican a partir de polímeros de distinta procedencia, por lo que se dividen en dos grupos: las artificiales y las sintéticas.

Las fibras artificiales son aquéllas que se fabrican a partir de polímeros naturales como por ejemplo la celulosa. La viscosa o rayón, el modal o el lyocell son algunos ejemplos. Estos tejidos tienen muy buena caída por lo que estoy segura de que tendréis en vuestro armario algún vestido o pantalón de verano fabricado con telas que contengan estas fibras. Son algo sensibles al lavado y se arrugan con facilidad, además deben plancharse con temperaturas moderadas.

Por otro lado, tenemos las fibras químicas, que son las que se fabrican a partir de polímeros sintéticos. La poliamida (nylon) y el poliéster son las más conocidas. Éstas son muy resistentes y ligeras de peso, además se secan rápidamente por lo que son ideales para ropa deportiva y baño. Como contrapartida, son calurosas y se cargan fácilmente de electricidad estática. Se lavan fácilmente y no encogen.

Tejidos artificiales y sintéticos (viscosa, poliamida y poliéster)

Las fibras acrílicas o las elastoméricas como el elastano, más conocida por su nombre comercial “Lycra”, son fibras sintéticas también y se suelen combinar con otras para dotarlas de mayores cualidades.

Si os fijáis en las etiquetas de composición de las prendas que tenéis en vuestro armario, seguro que encontraréis algunas que combinen algodón con poliéster, poliamida con elastano, lana con acrílico…

Etiqueta de composición

El tener unos conocimientos generales sobre fibras y tejidos, además de serviros para elegir la tela adecuada para cada proyecto, también os ayudará a cuidarla de forma adecuada y a prolongar su vida útil. Es importante que las lavéis siguiendo la recomendación del fabricante, con detergentes que no sean agresivos y si podéis prescindir de los suavizantes mejor, porque aceleran el desgaste de los tejidos. Además siempre que vayáis a planchar, comprobad la temperatura de la plancha y, si vais a planchar tejidos sintéticos os recomiendo hacerlo con un paño encima, os evitará muchos disgustos 😅.

La importancia de conocer la composición de los tejidos (I)

¿Cuando compráis una tela, preguntáis o miráis su composición?

Es importante que sepamos de qué fibras están compuestas las telas que vamos a comprar para realizar nuestros proyectos. No es lo mismo coser un pantalón con una tela de fibras de viscosa, que coserlo con una de fibras de lino. Y es que una de las dos fibras es más sostenible que la otra y además, el efecto que conseguiremos con los tejidos fabricados con una u otra, será bien distinto por el tipo de caída que tienen.

Entonces, ¿conocéis los tipos de fibras que existen? Pues durante varias semanas os voy a ir explicando cuáles son las más utilizadas y su procedencia.

Empecemos por las fibras naturales que son aquellas que se obtienen directamente de la naturaleza. Las hay de distinto origen: vegetal y animal.

Las fibras de origen vegetal más conocidas son el algodón, el lino, el ramio, el bambú… Este tipo de fibras se utilizan para fabricar tejidos con los que se puede confeccionar ropa exterior o interior, además de ropa del hogar. Soportan muy bien los lavados y aunque se arrugan con facilidad, permiten altas temperaturas de planchado.

En cuanto a las fibras de origen animal, seguro que conocéis la seda y la lana, pero hay otras que se obtienen de del pelo de distintos animales como el cashmere, la angora, la vicuña, el camello… Con este tipo de fibras se fabrican principalmente tejidos para prendas de vestir. Su textura y tacto es cálido y conservan muy bien el calor. Se deben lavar en agua fría y hay que plancharlos con temperaturas moderadas, utilizando siempre un paño encima para evitar que se estropeen y salgan brillos.

Tejidos de fibras naturales (algodón, lino y yute)

A partir de las fibras se obtienen los hilos que formarán los diferentes tejidos. En función del grosor de los hilos y de cómo se van a tejer, los tejidos se denominarán de una forma u otra. Seguro que habréis oído hablar de loneta, popelín, cuadro vichy, gabardina… Estos tejidos podrán estar compuestos solamente de fibras naturales o también podrán mezclarse con fibras químicas.

Y a ti…¿te gusta reciclar?

¿Sabías que la industria textil es la segunda más contaminante de todo el planeta? Para fabricar una sola prenda se emplean más de 10.000 litros de agua, además de ½ kg de sustancias químicas contaminantes. Por eso es muy importante que aprendamos a reciclar y re-aprovechar aquello que ya no nos ponemos. Los tejanos son una prenda muy adecuada para re-aprovechar porque dan mucho juego para reconvertirlos en otras cosas. Hoy te propongo varios ejemplos e ideas de cosas que puedes hacer con ellos.

Recicla tus tejanos viejos

La parte del pantalón que da más juego es la pernera. Descósela por una de las costuras laterales. Te recomiendo que lo hagas por el lado donde no hay pespunte de carga, te costaré menos descoser y además podrás mantener la otra costura lateral, la que lleva pespunte con hilo de torzal, que es más bonita y te lucirá más en tu proyecto.

Pernera abierta

Aprovecha los bolsillos posteriores y aplícalos en tu labor. Los puedes descoser y volver a coser siguiendo la marca que haya dejado el pespunte anterior, así te servirá de guía. Si encuentras un hilo lo más parecido al de los pespuntes de carga (suele ser torzal), mejor que mejor.

Probablemente no te dé para hacer una labor muy grande porque con la moda actual los tejanos suelen ser bastante estrechos, por eso puedes aprovechar las dos perneras en dos piezas diferentes, dejando una de las costuras laterales en el centro o desplazada un poco hacia un lado. ¡Verás qué bien te queda!

Utiliza una aguja algo gruesa, una de 90/14 o 100/16 son perfectas para poder coser varias capas de tejido grueso como el tejano. Además también las puedes encontrar especiales para jeans que tienen la punta más fina y el tronco es algo más largo. Al ser más gruesas, el ojo es más ancho y te permitirá enhebrar un hilo más fuerte. Te recomiendo el hilo especial para jeans de Guterman, tiene unos bonitos colores y le dará un aspecto muy «tejanero».

Hilos y agujas adecuadas para coser tejanos

Si no sabes con qué colores combinarlo, te voy a dar varias pistas. El rojo es un color ideal, nunca falla. El amarillo y los azules turquesas o cielo, también combinan muy bien. Los colores ocres o el color whisky, son los clásicos para el tono del hilo.

¡Marca la diferencia en tus labores! (II)

En el anterior post te daba algunos consejos para mejorar el resultado de tus labores, pues a continuación te doy algunos más. ¡Seguro que te serán también de utilidad!

Si todavía no te quedan las costuras rectas porque te cuesta controlar la máquina, mejor márcate la línea de costura con un bolígrafo borrable. Luego al pasarle la plancha, desaparecerá la línea.

Marca una línea para saber por dónde tienes que coser

Escoge la aguja correcta. Si vas a coser un tejido fino no utilices una aguja muy gruesa y, al contrario. Existen diferentes numeraciones en función del grosor de la tela y las capas que vayamos a coser. Además, también puedes elegir la aguja en función del tipo de tejido. Si vas a coser punto te recomiendo que utilices una aguja para JERSEY o STRECH, si vas a coser tejanos elige una aguja para JEANS…

Selecciona la puntada correcta. No le damos demasiada importancia pero es un detalle a tener en cuenta. Una puntada muy pequeña, en ocasiones hace que el pespunte nos quede muy apretado y no le de buen aspecto a nuestro proyecto. Aunque normalmente recomiendo seleccionar entre el 2,5 y el 3 de longitud, dependerá de la tela y la labor que estemos trabajando.

Si estás cosiendo géneros de punto, elige alguna de las puntadas elásticas que no se rompen al tirar de la tela.

Utiliza la aguja adecuada y selecciona la puntada idónea

No hagas unos remates demasiado largos y pasa el hilo sobrante a la cara interna de la labor para después acabar de rematarlo a mano. Es más pulido que cortarlo y que se vea un hilo suelto por el exterior.

Cuida cada detalle, combina bien los colores, utiliza el hilo y los accesorios (botones, cremalleras, cintas…) del mismo tono o que coordinen lo mejor posible.

Y sobre todo….NO CORRAS, disfruta de cada paso y de ver cómo evoluciona la labor. No quieras acabar enseguida. LA COSTURA Y LAS PRISAS NO SE LLEVAN BIEN.

¡Marca la diferencia en tus labores! (I)

A veces vemos que una misma labor a una persona le queda súper y a otra, pues… de aquella manera. Te preguntarás por qué 🤔. Hay pequeños detalles a la hora de confeccionar nuestras labores que marcan la diferencia, así que toma buena nota de los consejos que te voy a dar a continuación:

Elige la tela adecuada para cada proyecto. Además, te recomiendo que elijas telas de buena calidad, que tengan un entramado que no sea muy abierto.

Corta las piezas con mimo y sigue muy bien las medidas, el más o menos en costura no siempre funciona, así que mide y corta al milímetro. Verás como a la hora de coser, el hecho de que las piezas encajen a la perfección, te facilitará el trabajo. Te recomiendo que te acostumbres a utilizar el cúter rotatorio, verás que una vez le hayas cogido el truco te será muy útil.

Corta con el cúter rotatorio

Antes de empezar a coser, plancha muy bien todas las piezas. Parece una tontería, pero te facilitará el trabajo y el resultado final será mucho mejor. Además a medida que vayas avanzando en la labor, plancha cada una de las costuras, abiertas o hacia un lado. Siempre os digo que la plancha es una de las mejores aliadas de la costura.

Utiliza hilo de buena calidad, no todo vale. Además, busca el color del hilo más parecido a la tela, si te tuerces a la hora de coser, quedará más disimulado que si utilizas un hilo a contraste.

Utiliza hilo al tono

No tengas prisa y si es necesario, hilvana. Las piezas deben quedar bien sujetas antes de ir a coser a máquina. No las sujetes simplemente con las manos, a no ser que ya tengas mucha destreza y controles a la perfección tu máquina y, sobretodo el pedal. Vale más la pena “perder” 5 minutos hilvanando que tener que dedicarle 15 a descoser toda la costura porque se han movido la tela y el resultado es un desastre.

Hilvana para sujetar las piezas

Espero que te sean de utilidad estos consejos. En el próximo post te explicaré alguno más 😉.

Al elegir la tela de nuestro proyecto…

Es interesante calcular la cantidad que vamos a necesitar antes de comenzar nuestra labor. Para ello es recomendable hacer un pequeño esquema en un papel o mejor todavía, hacer el patrón.

Tejidos de algodón para patchwork

Habrá que fijarse en dos cosas que influirán en la cantidad de tela que tendréis que comprar:

  1. El ancho de la pieza, ya que puede ser de 110 cm o de 150 cm (doble ancho), en el caso de los tejidos que se utilizan para hacer patchwork o incluso de 90 cm, para tejidos de confección de prendas.
    Los tejidos de tapicería como las lonetas, tienen un ancho especial y miden 280 cm.
  2. El dibujo del estampado y si su patrón (la repetición del dibujo) tiene una única dirección o no.

CARACTERÍSTICAS DE LAS PIEZAS DE TELA:

Conocer sus partes:

Es muy importe que sepamos distinguir las diferentes partes de las que está compuesta la pieza de tela porque nos ayudará a colocar de forma correcta nuestros patrones. Los tejidos de plana o calada, se forman al entrelazar los hilos de la trama (ancho de la pieza) con los de la urdimbre (largo de la pieza).

Dirección del hilo:

Sobretodo cuando confeccionemos prendas, es importante respetar la dirección del hilo de la tela. La forma correcta de colocar los patrones sería paralela al orillo, es decir al recto hilo. Esto nos proporcionará una mayor estabilidad del tejido y la caída adecuada. Aunque realmente no siempre será así, porque en función de nuestro diseño podremos cortar las piezas de una falda al biés o los puños de una camisa a contra-hilo.

Consejos a tener en cuenta antes de empezar una labor

Primeros pasos a seguir para preparar la máquina de coser

  • Devanado de la canilla. La mayoría de las máquinas actuales indican mediante un esquema el recorrido que debe hacer el hilo para su correcto devanado. La canilla suele tener un agujerito en la parte superior por donde pasaremos el hilo (del centro hacia arriba) para facilitar que éste se enrolle.
  • Enhebrado de la aguja. El recorrido del hilo de la bobina superior, está indicado en la máquina mediante flechas hasta llegar a la aguja. Ésta siempre se enhebra de delante hacia atrás.
  • Comprobación de la puntada que tenemos seleccionada. La puntada recta es la que tiene más aplicaciones y es la que utilizaremos en la mayoría de nuestras labores. La de zig-zag nos servirá principalmente para sobrehilar y coser elásticos. Estas dos puntadas se representan con el siguiente dibujo:

Selección del largo de la puntada: Cada tipo de puntada tiene una longitud recomendada que, en el caso de las máquinas digitales vendrá por defecto al seleccionarla. Para la puntada recta, que es la que utilizaremos normalmente, se recomienda una longitud entre 2,5 y 3.

  • Comprobación de la tensión del hilo. La cifra 4 corresponde a la tensión normal del hilo en la mayoría de las máquinas de coser. Sabremos que estamos usando la tensión adecuada cuando la puntada quede igual por el derecho que por el revés de la labor. Cuanto más alta sea la cifra, mayor será la tensión.

Aquí tienes un vídeo donde explico paso a paso cómo preparar la máquina.

Muy importante al empezar a coser

  1. Deja siempre un margen de costura de entre 0,5 cm a 1 cm.
  2. Coloca la labor preferiblemente que cuelgue hacia el lado izquierdo. Verás como te es más cómodo maniobrar y no te molesta tanto si estás trabajando con piezas grandes.
  3. Baja la palanca del prensatelas y empieza a coser desde el borde superior de la tela, siempre rematando al principio y al final de la costura (botón o palanca de reverse).
  4. Una vez finalizada y rematada la costura, sube el prensatelas y la aguja (mediante el volante de la derecha) y estira la tela con cuidado para poder alargar el hilo y cortarlo con el cúter lateral de la máquina.

Qué necesito saber a la hora de comprarme una máquina de coser (II)

¿De qué dependerá el precio?

De la cantidad de puntadas que pueda hacer. Aunque como ya te comentaba en mi anterior post, las puntadas básicas con las que más vas a coser las hacen todas las máquinas. La puntada recta que sirve para unir costuras y el zig-zag que se utiliza principalmente para rematar los márgenes de costura.

Personalmente hay un par de puntadas que valoro mucho: una es la puntada que imita la overlock, ideal para coser punto y, la otra es el festón, muy útil para rematar y acabar los bordes de aplicaciones de tela, sobretodo. Este tipo de puntadas las encontrarás en las máquinas de gama media. 

De poder ajustar el ancho (me permite desplazar la aguja lateralmente a ambos lados o sólo a la izquierda) y el largo de la puntada. Es importante que tengas en cuenta que las máquinas mecánicas más económicas no permiten ajustar el ancho de la puntada. Para mí es indispensable que, como mínimo tenga la opción de desplazamiento a la izquierda, ya que en muchas ocasiones nos facilita la costura. Es por eso que lo valoro tanto.

De poder regular la presión del prensatelas. Es una opción que no tienen las máquinas de gama baja y que yo suelo utilizar, sobretodo cuando coso punto o tejidos muy gruesos como el tejano. Permite graduar la presión sobre la tela para que ésta avance con mayor fluidez.

De la calidad del enhebrador automático. Aunque casi todas las máquinas de coser ya lo incluyen (excepto las que son muy, muy económicas), hay diferencia entre la calidad de unos y otros. Comprueba que sus piezas no sean principalmente de plástico y muy endebles, ya que se rompe con facilidad.

De los accesorios complementarios que contiene. Para mí no es un factor determinante, pero como te puedes imaginar, a mayor precio, mayor número de accesorios. Voy a hacer un repaso de los que suelen traer todas las máquinas de gama baja y los que también incorporan las máquinas de gama media:

  • PRENSATELAS. Los que suelen venir en todas las máquinas de coser son: el básico o de zig-zag que utilizaremos para la mayoría de nuestras labores, el de cremalleras, el de botones y el de ojales. Las máquinas de gama media pueden incorporar el de dobladillo invisible, el de sobrehilado y el de satén, entre otros. Es importante también que te asegures si la máquina de coser sólo acepta los propios de la marca o por el contrario se pueden utilizar los genéricos, que son más económicos y fáciles de adquirir.
  • AGUJAS DE RECAMBIO. Suelen venir las de numeración 90, más adecuadas para coser tejidos gruesos. Te recomiendo que compres una caja variada en la que tendrás diferentes numeraciones adecuadas para cada tipo de tejido.
  • CANILLAS. Utiliza siempre las del mismo tipo que vienen con la máquina de coser para evitar posibles problemas y averías.
  • PLACA DE ZURCIR, DESTORNILLADOR, DESCOSEDOR/CEPILLO DE LIMPIEZA. Los encontrarás en todas las máquinas de coser.
  • GUÍA DE ACOLCHADO. La incorporan la mayoría de las máquinas, sean de gama económica o de gama media. Sirve de guía para poder coser costuras paralelas a una misma distancia.
  • PORTA CARRETES ADICIONAL. Me permite poder coser con dos bobinas de hilo en el caso de que utilice una aguja doble. No lo suelen traer las máquinas de gama baja.

Estas 6 últimas prestaciones que menciono a continuación, están sólo disponibles en las máquinas de coser digitales:

  • REGULADOR DE VELOCIDAD. Permite mantener la misma velocidad independientemente de la presión que se ejerza sobre el pedal. Para mí una gran ventaja que siempre recomiendo a quien me pide opinión.
  • CORTA-HILOS AUTOMÁTICO. Corta el hilo automáticamente presionando un botón. En las mecánicas el cúter colocado en el lado izquierdo permite cortar el hilo, pero de forma manual.
  • SUBIDA Y BAJADA DELA AGUJA. Permite seleccionar que la aguja quede siempre arriba o abajo al dejar de coser y así ahorrar tiempo.
  • BOTÓN DE STAR/STOP. Opción muy práctica con la que se puede coser sin pedal.
  • PUNTO DE REMATE. Al contrario del retroceso de las máquinas mecánicas, hace una puntada de seguridad o remate en el mismo lugar, siendo casi imperceptible.
  • EXTENSIÓN DE LA MESA. Permite tener una zona mayor de trabajo.

Sobretodo, infórmate de los cuidados y mantenimiento que necesitan. La limpieza y el engrasado son acciones muy importantes que deberás realizar de vez en cuando. Asegúrate bien de que tu máquina de coser necesita que la lubriques, ya que no todas lo requieren.

Y una última cosa que siempre recomiendo, guarda muy bien el manual de instrucciones y consúltalo siempre que tengas algún problema o no sepas cómo seleccionar algún ajuste. Muchas veces encontramos ahí las soluciones y nos ahorramos el tener que pedir asistencia técnica.